La sede de Editora Nacional, la literatura al servicio del Estado (1939)

editoranacional3

La calle de San Agustín está situada en el encantador barrio de las Letras, ese conjunto de callejuelas y vías en las que vivieron algunos de los literatos más famosos de la historia de España, como Cervantes, Lope de Vega o Quevedo. No parece casual que el gobierno franquista, tan empeñado en entroncar su régimen con las glorias del pasado, decidiera ubicar en el numero 5 la ultima sede de Editora Nacional, la editorial oficial de la España de Franco.

Fue en plena Guerra Civil cuando un conjunto de intelectuales falangistas cuyo nombre más conocido era el del futuro (y polémico)  profesor universitario Laín Entralgo, pusieron en marcha en la llamada zona nacional las primeras publicaciones de literatura doctrinal y propagandística del franquismo.

Fue así como aproximadamente en 1939 surgía Editora Nacional con el objetivo de poner al servicio del estado, una literatura cultural y política que cimentara en la población los valores de la España surgida de la Guerra Civil.

34177125Primer logotipo de la Editora Nacional basado en la omnipresente águila de San Juan. En el centro aparece una brújula, símbolo de la expansión doctrinal que debía realizar la editorial / Imagen extraída de raffabra

Durante sus primeros años las obras publicadas por Editora Nacional pusieron especial énfasis en una visión propagandística de la reciente guerra, textos de inspiración católica, teorías doctrinales de la Falange, la particular visión épica y algo chauvinista de la historia de España y numerosos estudios destinados a dar a conocer los enemigos de España, encarnados en la masonería o el comunismo, además de las habituales hagiografías de Franco y otros personajes destacados como Primo de Rivera. Estas colecciones aunque muy distribuidas en los organismos públicos y las bibliotecas provinciales tuvieron escaso éxito entre el público de a pie.

Algunos ejemplos:

418954161939

Libro de propaganda política que aparece durante la etapa totalitaria del franquismo, entonces aun muy influenciado por los postulados de Falange Española / libro e imagen de  Art Antiques

34951432

1942

Los libros de la historia de España como esta Biografía sobre Cristobal Colón, el navegante que descubrió América fueron muy habituales y servían para glorificar el pasado de la nación / imagen y libro de PAblico

41o4wKsC+fL

1943

Libro de Robert Suster en el que se expone una visión claramente contraria a la URSS. La Editora Nacional lo sacó en plena Segunda Guerra Mundial cuando aun parecía posible una victoria de Hitler en el frente oriental / Imagen de Amazon

11280773272

1954

Aunque el tono intenta ser mas académico que en la posguerra, en los años cincuenta siguen apareciendo libros que hacen referencia al periodo republicano / imagen de la Librería Miguel Blázquez

38242263

1956

La masonería fue una de las obsesiones personales del propio Franco y es que según los postulados oficiales de la dictadura, gran parte de los males del país tenían su origen en ella. A pesar de todo los españoles seguían sabiendo poco o muy poco sobre el tema. EStos libros debian ayudar a propagar el miedo y el rechazo a los masones / Libro e imagen de Tesoros del Ayer

13059981836

1964

Libro propagandístico de la España desarrollista, se trataba de glosar las excelencias de los llamados “XXV Años de Paz”. El franquismo iniciaba una nueva forma de política / Imagen y libro de Librería Javier Fernández 

15822742

1972

El régimen prepara en los setenta la sucesión de Franco en la figura del entonces muy discutido príncipe Juan Carlos. Libros como este debían convencer a la opinión publica / Imagen y libro de CESARCOL

1350762215

1973

El historiador Ricardo de la Cierva, entonces al frente de la Editora Nacional, firma la biografía de Franco “Un siglo de España”  posiblemente la ultima obra ambiciosa que hizo la editorial /imagen de Librería Anticuaria Jerez

Aunque tan solo abandonó esas temáticas al morir Franco, lo cierto es que a partir de los años 50, el catálogo de la editorial fue ampliándose hacia otros campos como la poesía y la novela con autores como Dionisio Ridruejo, José Hierro o Paco Umbral, lo que no evitó que la empresa  fracasara al intentar competir comercialmente con las grandes editoriales privadas.

Ya durante el tardofranquismo, e incluso en los pocos años que siguió existiendo tras la dictadura, la editorial hizo una labor divulgativa sin animo de lucro y publicó interesantes libros de ensayo y literatura con poca salida comercial que de otro modo no habrían podido ver la luz. Esta interesante iniciativa cultural duró muy poco ya que el gobierno Gonzalez acabó disolviendo la editorial, que por otro lado ofrecía escasos o nulos beneficios económicos e incordiaba a las grandes empresas editoriales del país.

editora nacional 1Fachada de la antigua sede de la Editora Nacional en la calle de San Agustín / Archivo del autor

La última sede de la Editora Nacional franquista, situada en San Agustín pasó a convertirse en la biblioteca del Ministerio de Educación y Ciencia, función que aun hoy en día sigue ejerciendo. La Editora Nacional tuvo otras sedes en las calles Madrid y Zorrilla y durante la transición contó con una nave de gran tamaño en las afueras de la capital.

Para saber más:  Eduardo Ruiz Bautista – La Editora Nacional (1941 – 1945) Primeros pasos y traspiés.

editoranacional2

Localización

Calle de San Agustin nº5

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: