La tumba de Marcelino Camacho, histórico sindicalista fundador de CCOO (1968)

marcelinocamacho3

La tumba de Marcelino Camacho se encuentra en el Cementerio Civil de la Almudena, ese pequeño rincón para no católicos, que guarda la memoria de destacados personajes ateos, liberales, masones o políticos de izquierdas de la historia de España. Su tumba que incluye su retrato, está decorada con su frase más famosa, declarada tras salir de la cárcel de Carabanchel, que resulta una síntesis de la lucha antifranquista  “Ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar”

Soldado republicano, histórico militante comunista y sindicalista clandestino, la trayectoria de Marcelino Camacho evoca como ninguna otra la historia de la resistencia en el Madrid de Franco.

marcelinocamacho2

Con apenas 17 años Marcelino Camacho decidió seguir los pasos de su padre, un modesto guardagujas ferroviario, y se afilio al Partido Comunista y a la UGT. Era 1935 y un año después estallaría la Guerra Civil. Fuertemente comprometido con la lucha política, Camacho pasó a formar parte del ejército republicano en el que lucho como fiel comunista. Incluso en los últimos días del Sitio de Madrid, con Franco llegando a la capital, no dudo en participar en los enfrentamientos que hubo entre las distintas facciones del ejército republicano por la rendición o no del gobierno.

Tras finalizar la guerra fue encarcelado e internado en distintos campos de trabajo hasta que pudo escapar al exilio. En 1957 fue indultado y pudo regresar a España, en donde empezó su trabajo como modesto operario de la fábrica madrileña de Perkins Hispania especializada en motores diésel. Camacho prosiguió la lucha antifranquista y se infiltro a través de los sindicatos verticales para crear la semilla de lo que más tarde sería Comisiones Obreras.

perkinshispaniaAnuncio del vehículo Nazar, dotado del motor Perkins Hispania en cuya fabrica madrileña trabajaba Marcelino Camacho.

A mediados de los sesenta y aprovechando cierto aperturismo de la dictadura, afianzo su postura como sindicalista y prosiguió con más fuerza si cabe la lucha política. Diferentes actividades clandestinas controladas por la policía política de Franco le trajeron numerosos problemas con la justicia franquista que acabo encerrando a toda la cúpula de Comisiones Obreras en la prisión de Carabanchel, en un proceso histórico conocido como el 1001.

marcelinocamacho4

En 1975 con la dictadura deshaciéndose lentamente, el Tribunal Supremo decidió rebajar unas penas que serían finalmente eliminadas tras el indulto real posterior a la muerte de Franco.

La carrera de Camacho continuaría durante la democracia, ya como fundador y primer secretario general de Comisiones Obreras e incluso como diputado del Partido Comunista durante tres años. Su vida austera y modesta, que nunca cambio a pesar de su ascenso en la política, así como su leal y prolongada lucha democrática le valieron el cariño generalizado de la sociedad española.

marcelinocamacho5

marcelinocamacho1

Localización

Cementerio Civil de la Almudena

(Parte nueva del cementerio, en el extremo oeste)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: