Lapida conmemorativa del Duque de Alba, un recuerdo al bombardeo de Liria (1959)

  duquedealba1

Lápida conmemorativa del Duque de Alba (1959)

Considerada una de las joyas de la arquitectura madrileña, el Palacio de Liria alberga en su interior una de las mayores colecciones de arte de España. Desde el siglo XVIII se convirtió en la residencia principal de la Casa de Alba, una de las familias aristocráticas más importantes del país. Dentro de sus paredes, han pasado algunos de los personajes más influyentes de su tiempo, desde Goya (quien pintó a la duquesa de Alba, eternizada como la Maja Desnuda) a Ortega y Gasset, pasando por Unamuno o más recientemente Juan Carlos I.

Al iniciarse la Guerra Civil, Jacobo Estuart, antiguo ministro y académico de la Real Academia de la Lengua y de Historia, huye a Londres con su hija, en donde se encarga de representar los intereses de Franco como embajador de España. Un error de cálculo de la aviación nacional, provocó que dieciocho bombas incendiaran y destruyeran gran parte del Palacio. A pesar de que el Duque había puesto a buen recaudo la mayor parte de las obras de arte, pinturas y muebles, no se pudo evitar que numerosos grabados y libros se perdieran para siempre.

Curiosamente, fue un grupo de milicianos comunistas, los que pudieron salvar algunas obras de arte que aún permanecían en Liria. El edificio ardió durante quince días seguidos, hasta que no quedaron más que humeantes restos de paredes.

La labor para devolver el lustre al Palacio, un Bien de Interés Cultural desde 1974, fue compleja y muy costosa. El Duque de Alba, fallecido en 1953 tan solo alcanzó a ver la cimentación del Palacio, de modo que tuvo que ser su hija Cayetana la que concluyera la labor. Una pequeña lápida de mármol blanco, decorada con la efigie del Duque de Alba esculpida en bronce por el autor Federico Coullaut, conmemora el recuerdo póstumo de Jacobo Estuart, el Duque de Alba:

ESTE PALACIO JOYA ARQUITECTONICA

DEL SIGLO XVIII

DESTRUIDO DURANTE

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

FUE RECONSTRUIDO POR EL EXCELENTISIMO

SR. DON JACOBO ESTUART Y FALCO

DUQUE DE BERWICK Y DE ALBA

EN EL AÑO MCMLIX

EL AYUNTAMIENTO DE MADRID

LE DEDICA ESTE RECUERDO

EN RECONOCIMIENTO

A SU NOBLE RASGO

MADRID MCMLIX

La placa que originalmente aludía a la “Guerra de Liberación”, daba a entender que la destrucción se había producido dentro de los inevitables efectos colaterales de toda guerra, silenciando evidentemente cualquier implicación por muy fortuita que fuera, del ejercito nacional.

Autor y Fecha:

Federico Coullaut Valera

25 de noviembre de 1959

Localización:

Calle de Ventura Rodríguez con Calle de la Princesa num.20

Placa situada junto a la entrada de Palacio.

Distrito: Centro

Estaciones de Metro cercanas: Ventura Rodríguez

Estado de conservación:

Muy bueno.

Otros datos de interés:

– Como embajador en el Reino Unido, Jacobo Estuart realizó un incesante trabajo para mejorar las relaciones entre ambos países, especialmente tras el fin de la II Guerra Mundial.

– El Palacio de Liria fue reinaugurado en 1956. No tardaría en convertirse en uno de los centros de reunión más importantes de la clase alta madrileña.

– El palacio puede ser visitado gratuitamente una vez al mes durante visitas guiadas organizadas por la Casa de Alba.

Más información en:

El día que los comunistas salvaron el tesoro de los Alba.

Las dos vidas del palacio de Liria.

Galería de fotos (doble clic para ampliar):

19691115

Aspecto del palacio tras el fin de la guerra (Foto de Subirats)

duquedealba3

Vista de Palacio desde la calle Princesa (Archivo del autor)

duquedealba2

Detalle de la entrada a Liria (Archivo del autor)

20527462

El Palacio antes de la Guerra, 1920 (Foto de postgirl)

9-12-1936

Portada del ABC republicano del 9-12-1936, en el que se hace referencia al daño producido por la aviación nacional sobre importantes edificaciones históricas, entre las que estaba el Palacio de Liria. La referencia a Martin Lutero y al daño producido sobre el legado de Felipe II resulta una delirante muestra de propaganda bélica.

abc 28-10-1936

Antes de su destrucción por las bombas aéreas, fue salvado de la sinrazón de algunos descontrolados del bando republicano, la bienintencionada pero a veces poco efectiva Junta de Incautación del Tesoro Artístico Nacional quiso convertir el Palacio en Museo Publico. / Fuente ABC del 28-10-1936

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: